lunes, 20 de mayo de 2013

Amistades

Hace mucho que no publico ninguna entrada, creo que estoy perdiendo una buena rutina. Hoy no hablaré de ninguna cosa que os sea de utilidad saber, o de algún pensamiento que quizás os interese. Sólo contaré tres casos de amigas mías que son importantes para mí pero que me gustaría que todo ocurriera de otra manera.

La primera elegida tengo que decir que la conozco desde hace mucho tiempo. La conocí en persona y la veo la mayoría de los días, pero, en persona no hablamos. La circunstancia por la que hemos llegado a ésta situación de solo hablarnos a través de un aparato y no en persona, es debido a que, las personas cercanas a ella hablan demasiado sobre lo que somos y no somos. A pesar de que tengo una confianza impresionante en esa chica de ojos azules, nunca quedo en persona, seguramente si fuera yo distinto y si la hiciera más caso quedaríamos. En los últimos meses casi no hablamos, y eso en realidad es porque yo no la hablo, pienso que con todos los problemas que tengo no quiero preocuparme en si la estoy cagando o no al hablar con ella. Pero se que ella es una persona genial, a la que tengo mucho cariño, y que siempre estará allí por mucho que yo no la diga nada. Hemos pasado aunque no lo parezca muchas cosas juntos, y los momentos que hemos estado juntos siempre han sido geniales. Muchas veces la escribo diciéndola si se quiere venir a dar una vuelta y hablar, pero luego nunca lo envío. Creo que tengo demasiado miedo a perder su amistad.

Hablemos de la segunda, la conozco desde hace poco, desde hace muy poco. Es la ex-novia de un amigo mío, y a pesar de que a mi me cae muy bien, no creo que su forma de ver la amistad es la que estoy buscando, ella quiere algo más que amistad... y yo no lo sé. Puede que todas las comidas de coco que me está produciendo sean solo eso, comederos de cabeza, lo que ocurre es que me prometí a mi mismo hace mucho tiempo que no dejaría pasar ninguna oportunidad de mi vida, al menos, de las que me diera cuenta. Y he de reconocer que la chica se lo está currando, quizá debería darla alguna oportunidad. 

Y por último os hablaré de la tercera amiga, que es bastante parecida a la primera. A pesar de que la conozco desde hace solo unos meses ha conseguido que ya pueda confiar en ella, la conocí gracias al mundo de la lectura. Con ella el tiempo es genial a pesar de que parece ser que para ella a veces las cosas pueden ser incómodas. Pero la verdad es que es una amistad muy sincera en la que yo siempre intento dar lo mejor y ayudar en todo. Últimamente por cosas ajenas a nosotros no hablamos mucho, pero cada mensaje que recibo suyo para mi es un regalo, porque se que no la pierdo, incluso aunque nos llevemos desde hace poco.  Ojalá pudiera quedar más con ella, pero con ella es con la que menos problemas tengo, estoy deseando pasar más rato con ella. La quiero mucho. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quiero saber tu opinión, ¿tanto esfuerzo cuesta escribir?

Poesía desnuda

Siento en mi cuerpo mi propia desnudez. Mi piel es el mayor de los templos, es único, cuidado, maravilloso, sagrado. Aun así, cada centímet...