viernes, 8 de agosto de 2014

Pensamientos

Hay veces que solo necesitas decir lo que sientes para saber lo estúpido que es ese sentimiento. Ahora que he soltado todo lo que tenía que soltar, algo que me ha tenido en vela y llorando durante algún tiempo sólo ha conseguido vaciar el pozo para volverlo a llenar de nuevo. Me siento mal porque al decir como me siento a la persona a la que responden estos sentimientos se ha sentido insultada y herida por el cuerpo de mi tormento. Y es que hay veces que las cosas son así, la estupidez está arraigada en mí y parece que sólo sirve para fastidiar todo lo que bueno que pasa por mi vida. No sé mantener las cosas bien, solo se perturbarlas y apartarlas de mi vida. 

Hasta hace 7 meses era una de esas personas que no tenía problemas en el amor, tenía problemas familiares que no le importaban y vivía ingrato por como era. Era un victimista que le daba demasiadas vueltas a las cosas, éste es el problema más constante de mi vida, el darle demasiadas vueltas a las cosas. Como os estaba contando ésto era hace 7 meses, porque hace poco más de 7 meses mi vida sufrió un dulce cambio cuando empecé a salir con mi actual novia.

Como ya habréis deducido, estoy escribiendo porque he discutido con mi novia, pero he "discutido" porque lo único que ha pasado es que se ha sentido ofendida y la he hecho daño con mis palabras. Y es que sincerarse pasa factura. Pero bueno, no es esto lo que quiero contar únicamente, así que me vuelvo al pasado para seguiros contando la situación.

Durante los primeros meses, como todas las relaciones y a pesar de no ser tan empalagosos como casi todas, todo era de color rosa y no había problemas, nos queríamos y descubríamos cosas de ambos que nos parecías preciosas. La relación consumía todos los malos rollos que tenía en el ambiente, había encontrado a una persona que me hacía feliz de verdad, después de tanto tiempo era una persona muy feliz, había dejado de tener rollos solitarios para empezar a estar formal con una chica que realmente me aportaba todo lo que buscaba a mi vida. 

Una vez pasados los primeros meses, las parejas se dan cuenta de que todo ya no es lo mismo, empiezan a tener discusiones y las cosas se empiezan a torcer. En ésta época las relaciones todavía están cargadas de esa burbuja que nos envuelve cargada de ñoñería. Pero más tarde esa burbuja rompe y las relaciones se dan golpes pero si son fuertes siguen adelante. Todas las relaciones que he tenido pasan por esto pero muchas se acaban deteriorando al romperse la burbuja y se acaban.

Por mucho que me de golpes por todos lados, por mucho que yo ponga en peligro la relación diciendo ciertas cosas, no quiero en ningún momento que la relación se acabe , pero es que si digo esas cosas es para mejorar lo que tenemos y que no se vaya rompiendo poco a poco como me ha pasado otras veces. Quiero que el tiempo que estemos sin estar juntos no se nos haga pesados, y que el tiempo juntos lo pasemos sin ningún problema de forma feliz. Hay discusiones que parecen suponer un punto y aparte pero yo siempre rezo porque no sea así, no quiero que ésto acabe. Quiero seguir adelante con todo aquello que me hace feliz y os aseguro que ésto me hace feliz.

1 comentario:

  1. No cuesta mucho, lo que cuesta es como vas a decir las cosas.
    Mi opinión sobre este texto es que: Es agradable a la hora de leerlo, a mi me gusta. No sé qué opinarán otras personas, pero a mi esto si me ha gustado. :)

    ResponderEliminar

Quiero saber tu opinión, ¿tanto esfuerzo cuesta escribir?

Hacía mucho que no escribía para mí. Me paso el día haciendo cosas para mi, por mi egoísmo y vagancia, pero no escribir, eso nunca. Seguram...