viernes, 20 de febrero de 2015

Physis

La mejor forma de sentirte bien contigo mismo es ser tu mismo. Con esto me refiero a que la mejor forma de sentirte realizado es practicar todo lo que es la devoción, "seguid la physis". Pero yo no soy un sofista, ni mucho menos estoy de acuerdo con que la  nomas no te proporciona la verdadera realización. Las normas no son contrarias a la naturaleza, sino, que la concepción de esas normas nos puede ayudar a que los objetivos de nuestra vida sean distintos, que se ambienten a nuestros deseos y aumenten la felicidad que nos da. El cumplimiento del deber es una forma de sentirse superado consigo mismo, de igual forma que seguir todo aquello que nos apetece ser. Para mí una de los grandes placeres es el sentirse superado después de un problema, sentir que he hecho lo que debía hacer de la mejor forma posible. Últimamente no tengo esa sensación nunca, pero estoy deseando volver a sentirlo. Mi gran problema siempre será la rutina, nunca he tenido una rutina cómoda y nunca voy a conseguir tenerla, o eso parece. En el momento en el que consiga una rutina que sea saludable y beneficiosa sé que todo estará ya por el camino correcto.
Todo lo que digo en realidad es un sinsentido (bueno algo de sentido tiene) sobre lo bonito que es la superación. Todos sabemos que sentirnos realizados es algo importante y que todos buscamos. Estas palabras son solo una forma de auto convencerme de hacer algo que ya se que tengo que hacer pero que nunca realmente hago. Es evidente todo lo que hago mal y todo lo que debería hacer para realizarlo. Siempre me digo que ese mismo empiezo, al acabar el día eso no ha ocurrido.
De que sirve saber que tengo que hacer si mi voluntad es nula. Soy un gran amante de los cómics, en especial de Green Lantern, es irónico que mi superhéroe favorito sea un personaje que se dedica a canalizar la energía de la voluntad, en la que su fuerza se mide en su voluntad. Yo soy tan inútil en ese tema que soy incapaz de lo que haría cualquiera en su día a día, soy incapaz de ir a clase, de ir al gimnasio, de ponerse a estudiar, etc. Para lo que a todos es mecánico para mi es un esfuerzo. Mi vida es una completo descontrol. Mi día a día es Gotham y la de los demás Metrópolis.
Se que nadie me va a contestar, es muy posible que nadie vaya a seguir todo lo que escribo, porque todo lo que escribo ahora ya no es para demostrar nada a nadie como antes hacía, ahora este blog se escribe como regalo a quien me quiera conocer, si me quieres conocer lo mejor que puedes hacer es leerme. Escribir aclara mis ideas, además me da la oportunidad de crear algo realmente mío. Yo no soy un escritor nato, no tengo arte al escribir, no se utilizar la retórica, no tengo un estilo característico, no tengo el don de la lírica ni escribo para un público amplio; pero escribo para ver que al menos todo lo que pienso está funcionando de un modo u otro. Puede que yo no realice todas las cosas que digo que voy a hacer en el blog, pero al menos alguien puede haberlo leído y le puede haber servido de algo. Yo soy un fracaso, pero, ¿ahora mismo hago algo que no lo sea?

1 comentario:

  1. En ocasiones yo también me encuentro como tú. Tanto por hacer y tan poco hecho. Tantas cosas que debería y que no hago. Me siento en ocasiones como una "potencia" pura, lleno de cosas que quieren llegar a ser, pero desgraciadamente no son. ¿Y por qué?

    Mi voluntad. Me sentí reflejado al leer que tu voluntad es mínima, o eso entendí, porque la mía también lo es. Parece tan sencillo pasar de la potencia al "acto", a lo tangible, a lo real... pero parece que hay un engranaje loco que no hace su cometido, algo que falla.

    Esa voluntad parece ser la responsable, la falta de ella, y es que es la encargada de pasar nuestras ensoñaciones a algo que todos puedan ver.

    O eso pienso yo.

    Quizá si tuviéramos un poquito más llegaríamos a conseguirlo e, incluso, sentir esa satisfacción al terminar las cosas. ¿Sería maravilloso, verdad?

    Pues hagámoslo. Hoy. Ahora ya es tarde. Tiene que ser ya. Antes de que pase este instante. El tiempo corre inexorable escapándose de entre nuestros puños cerrados. Porque él no va a esperar a que realicemos nuestros sueños. Él nunca espera.

    Así que, ¿a qué estamos esperando? Hagámoslo.

    ResponderEliminar

Quiero saber tu opinión, ¿tanto esfuerzo cuesta escribir?

Hacía mucho que no escribía para mí. Me paso el día haciendo cosas para mi, por mi egoísmo y vagancia, pero no escribir, eso nunca. Seguram...